Sauvage de Camille Vidal Naquet

Resultado de imagen de Sauvage de Camille Vidal NaquetSauvage de Camille Vidal Naquet

Orfandad, desvalimiento, soledad, indigencia, desesperanza, angustia, desesperación. Palabras que definen perfectamente este trabajo, que juega con los límites y la oscuridad.

A través de las mismas, nos zambullimos en un universo marginal descarnado, bárbaro, donde los individuos tratan desesperadamente de sobrevivir. Un retrato cruel que fluctúa entre la ferocidad de la prostitución masculina y la delicadeza de los espacios abiertos. Un retrato seco y degradante, incluso cínico, en cuyo trayecto se comprueba la imposibilidad de ser amado, la inhumanidad, el no futuro.

Un momento presente que se erige de manera un tanto poliédrica por la multitud de emociones mostradas. Un film que incide en los detalles, de un trayecto, el del protagonista, del que desconocemos todo su pasado, y que evita todo discurso univoco sobre la prostitución.

Deadwood de Daniel Minahan

Resultado de imagen de Deadwood de Daniel Minahan

Posibilidades de un retorno, donde todo está por volver a comenzar. Esta es, sin duda, la conclusión a la que se llega tras ver este largo episodio de dos horas, aproximadamente, que supone el cierre de una serie.

Algo más de una década ha trascurrido. Algunas subtramas quedaron abiertas en su tiempo. El realizador, ahora, recupera a los personajes, los trazos estilísticos, y la capacidad subtextual de aquella serie (aquellas preciadas conexiones que existían entre la ficción y la Historia, por ejemplo).

La lucha de intereses, los conflictos, la confrontación, las nuevas traiciones son parte del condimento de un trabajo continuista, al tiempo repetitivo, cuya matriz se encuentra en el entendimiento de la propia serie, de la que se parte. Una cinta de planteamientos crepusculares, nuevamente preñada de desencanto.

Enemigos íntimos de David Oelhoffen

Resultado de imagen de Enemigos íntimos de David Oelhoffen

Enemigos íntimos es una narración bien intencionada, nada original, que sigue a pies juntillas los códigos del cine polar francés. La cinta habla, además, sobre los lazos de sangre, la inmigración, los límites difuminados de la legalidad y la justicia, aunque es incapaz de profundizar en los mismos.

Su primera mitad suscita cierto interés, pero en un momento dado la narración se estanca, la inverosimilitud y la falta de profundidad, en su trayecto, se apoderan de la misma y las subtramas no consiguen enlazarse perfectamente  con la narración principal. Enemigos íntimos parece funcionar tan solo por inercia.

John Wick 3 Parabellum de Chad Stahelski

Resultado de imagen de John Wick 3 Parabellum de Chad Stahelski

Tercera entrega de la serie. Un trabajo tan hiperbólico, reiterativo, como hueco, que tiende a dilatarse temporalmente, y cuya progresión narrativa proviene enteramente de los códigos férreos del videojuego. Por tanto, la cinta no es más que una sucesión estilizada, excesivamente dilatada de secuencias de acción, todas ellas suficientemente coreografiadas. Es decir, John Wick está pensada y ordenada según los niveles de dificultad.

Los silencios de Beatriz Seigner

Resultado de imagen de Los silencios de Beatriz Seigner

La iniciación de la cinta es algo tarda. Esta característica nos va a permitir introducirnos en todo un universo propio, tanto antropológico como sociológico, de ese espacio físico, también humano (con su señera problemática).

La cinta, en su transcurso, no deja de lado, tanto un seguimiento antropológico, como político,  desviándose lentamente hacia cierto realismo mágico. Sin embargo, esa mezcla de momentos de realidad y momentos de ficción no siempre del todo funciona con coherencia.

Outrage Coda de Takeshi Kitano

Resultado de imagen de Outrage Coda de Takeshi Kitano

Tercer episodio que cierra su trilogía yakuza.

Outrage Coda cuenta una historia enrevesada, tal vez laberíntica. La cinta vuelve a caracterizarse por su minimalismo y su capacidad innata de saber combinar humor absurdo con instantes de violencia abrupta, cortante. La tragedia está impulsada por enérgicos momentos de tensión y liberación, alternando largas tomas donde los diálogos inacabables son virtud, al tiempo que estos mismos hacen demorar la acción, que finalmente se desata de manera seca.

Un héroe singular de Hubert Charuel

Imagen relacionada

Un héroe singular es una especie de tratado latente, a un tiempo irónico y desolador sobre la precariedad como situación económica, social y humana. Sus virtudes narrativas descansan en un hábil cruce de géneros y su señera y nada esperable evolución narrativa.

Sinopsis: Pierre tiene treinta años y es productor de leche. Su vida gira en torno a su granja, su hermana es veterinaria y sus padres antiguos dueños de la explotación. Cuando los primeros casos de una epidemia se declaran en Francia, Pierre descubre que uno de sus animales está infectado. Pero no puede permitirse perder sus vacas. No tiene nada más y llegará hasta el final para salvarlas.