A fábrica de nada de Pedro Pinho

Resultado de imagen de A fábrica de nada de Pedro Pinho

Terratreme es un grupo de cineastas comprometidos socialmente con la lucha obrera y con el trabajo colectivo visual. Estos son sus miembros: Joao Matos, Leonor Noivo, Luisa Homem, Pedro Pinho y Tiago Hespanta.

La vital cinta por un lado constituye ser un largo relato sobre el desmantelamiento industrial en tiempos de capitalismo globalizado y de cómo un grupo de trabajadores portugueses que van a ser despedidos consiguen luchar unidos, tomar el control de esta fábrica y finalmente decidir autogestiornarse. Dentro de esta larga propuesta, también hay lugar para múltiples debates en torno a los dispositivos actuales de la lucha obrera, su sentido y cargadas razones, frente al capitalismo salvaje, sus recursos ideológicos, su naturaleza eliminadora (excluyente). También se discute sobre las condiciones laborales, la llamada sobrevivencia de la lucha de clases, las pensiones, las plusvalías, la explotación, las condiciones laborales cambiantes, la agresividad virulenta en tiempos de crisis económica, el empobrecimiento, la dialéctica entre los requisitos individuales y lucha solidaria, las contradicciones que se dan dentro de la clase obrera…

Propuesta libérrima en lo formal, nada nostálgica ni autocomplaciente. Cine vivo, honesto, nunca predeterminado, que se inspira en una obra teatral anterior. La cinta dispone su cámara al servicio de los personajes (actores no profesionales) y unos escenarios vivos y auténticos (ocupados literalmente, con sus dobles sentidos).

Hija simultánea de Straub y Huillet, del Miguel Gomes de Las mil y una noches (2015), del Joaquín Jordá de Numax presenta (1980), del Jacques Demy de Una habitación en la ciudad (1982) e incluso del Nanni Moretti de Abril (1998), esta película sobre una fábrica en la que no se fabrica nada (víctima de ese “estado de excepción permanente” que el capitalismo financiero ha impuesto a la producción industrial y a las condiciones laborales de los obreros (para decirlo con palabras utilizadas en el film) ha ofrecido en Cannes uno de esos pocos y deslumbrantes hallazgos que solo se dan cada mucho tiempo y que nos permiten seguir confiando en la capacidad de los cineastas más libres para dialogar críticamente con su propio tiempo sin renunciar a la inventiva cinematográfica y sin rendir sus armas a los discursos más integrados. Insumisa, reflexiva, divertida y combativa como pocas, A fábrica de nada nos interpela a todos con su lucidez provocativa y con su infinita audacia (Carlos F Heredero, Caimán cuadernos de cine, Festival de Cannes 2017)

2017: Festival de Cannes: Premio FIPRESCI – Quincena de los realizadores

2017: Premios Fénix: Mejor montaje

2017: Festival de Sevilla: Giraldillo de Oro (Mejor película)

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s