El jovencito de Frankenstein de Mel Brooks

Resultado de imagen de El jovencito de Frankenstein de Mel Brooks

A mi madre

La cinta encuentra su sentido en un sutil equilibrio entre lo paródico y el reconocible homenaje, evitando en todo lo posible cierta tendencia a la desmesura.

Las aproximaciones cinéfilas constituyen un hecho, el espíritu y los elementos dramáticos del género una guía, y la concepción visual un factor latente, siempre a tenerse en cuenta.

Ese material del que se parte queda dinamitado, a posteriori, por un sentido del humor pleno y persistente (habita en el transcurso del film una plena alianza entre lo ingenioso y lo craso). Un sentido del humor que supone, en definitiva, una singular ecuación entre lo vulgar, lo irrisorio y lo  ingenioso.

Mel Brooks y su guionista Gene Wilder son capaces de respetar, depurar, hasta conscientemente subvertir al máximo todo un estilo; el del cine de terror de los estudios Universal de los años treinta, conociendo a la perfección no solo los condicionantes narrativos clásicos que lo caracterizaban ( y sus miles de referencias), sino también los llamados estéticos visuales.

Esta restitución estética se ampara, por ejemplo, en una concepción de encuadres en dilatados planos generales, o en la fulgurante aparición de rostros  en primer plano detrás de ventanas y rendijas, o bajo una perspectiva panorámica del género fantástico ampliable al también subgénero gótico, incluso y por qué no al criminal, y que aquí alcanza su máxima expresión, gracias a diversas y preciadas resonancias (todas ellas identificables), buscándose en lo posible un señero equilibrio en que la parodia burda y la hermosa restitución homenaje  remoto permita mezclar sabiamente variopintos ingredientes, todos ellos incuestionables, nada disonantes. Todo ello es posible a través del cuidado trabajo fotográfico de Gerald Hirschfeld y el estilizado diseño de producción de Dale Hennessy.

Reseñar que subsisten una serie de interpretaciones de índole social, generadas tanto por la llamada novela gótica como por los llamados relatos vampíricos (aquí el pueblo se alía con la policía  para derrocar el llamado orden burgués que representan los Frankenstein)

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s