No te preocupes, no llegará lejos a pie de Gus Van Sant

Resultado de imagen de No te preocupes, no llegará lejos a pie de Gus Van Sant

Una de las gratas consideraciones a tener en cuenta, en este convencional trabajo, es como el director americano ha sido capaz de utilizar, narrativamente, una estructura discontinua, para desgranar la caída y la redención de John Callahan (conocido humorista gráfico).

Por lo demás, en conjunto, se trata de un biopic más, de superación personal, a pesar de ser capaz de practicar el director una deconstrucción de los dispositivos habituales del género.

Su tono, por otra parte, políticamente correcto (solo lo incorrecto aparece a través del humorismo gráfico firmado por el protagonista, cuyos dibujos aparecen fielmente integrados dentro del metraje) queda bien definido. Su discurso finalmente es inspirador y marcadamente didáctico.