Lazzaro felice de Alice Rohrwacher

Resultado de imagen de Lazzaro felice de Alice Rohrwacher

La cinta repiensa ciertos modos del cine neorrealista italiano, consiguiendo con efectividad desenrollar, de manera orgánica, un trabajo que se desenvuelve entre el realismo mágico y la fábula social.

El film parte de acontecimientos reales, ocurridos en los años ochenta, en Italia.

Sinopsis: Lazzaro, un joven campesino de excepcional bondad, vive en La Inviolata, una aldea que ha permanecido alejada del mundo y es controlada por la Marquesa Alfonsina de Luna. Allí, la vida de los campesinos no ha cambiado nunca, son explotados y, a su vez, abusan de la bondad de Lazzaro. Un verano, se hace amigo de Tancredi, el hijo de la Marquesa. Entre ellos surge una amistad tan preciosa que hará viajar a Lazzaro a través del tiempo y lo llevará a conocer el mundo moderno.

Lentamente el film va derivando, sin apartarse de la tradición popular y lo veraz, hacia lo espiritual, lo fantástico…

La primera parte del film adopta una estructura coral y va describiendo el día a día de esos trabajadores hacinados en un lugar, tratados como mano de obra barata, siempre engañados y endeudados, alienados por un sistema medieval que nunca han de poner en cuestionamiento. No tienen contacto con el exterior. Esta primera parte casi está concebida como un documental, pero en un momento dado se quiebra.

En la segunda parte del trabajo encontramos a nuestros personajes instalados en la vida urbana y en la actualidad. Las leyendas y los mitos siguen muy presentes, irrigando el argumento. Los personajes han sido salvados por el estado de la esclavitud, pero han devenido en pícaros indigentes que mal sobreviven en el mundo moderno. La banca y la especulación lo han arruinado todo. La injusticia social se perpetúa y multiplica a lo largo del tiempo. Nuestro protagonista Lázaro es testigo de todos los tiempos. Lázaro muere en la primera parte, pero resucita en la segunda y es testigo viviente de toda mutación social económica y familiar. Lázaro es un personaje puente que deambula desde la Italia rural al capitalismo neoliberal, pasando por un periodo preindustrial.

La fábula posee aromas líricos, elevándose como alegorías, y lo mágico convive con la realidad y la dinámica de los grupos sociales y familiares a lo largo del tiempo.

La fábula corría el riesgo de imponer su lectura metafórica por encima de sus imágenes, pero por fortuna son la autenticidad de estas, su rugosa textura realista y la verdad que se desprende los rostros de los personajes, los factores que dan carne y sustento a la lectura simbólica (Carlos F Heredero, Caimán cuadernos de cine, crónica de la cinta).

2018: Festival de Cannes: Mejor guion (ex aequo)

2018: Festival de Sitges: Premio Especial del Jurado, Sección oficial a competición

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s