Nothing like a dame de Roger Michell

Resultado de imagen de Nothing like a dame de Roger Michell

El director convoca a cuatro grandes figuras de la escena inglesa, para dialogar sobre sus experiencias y recuerdos profesionales. Todas ellas van a compartir intimas historias acerca de sus trayectorias teatrales, televisivas, también cinematográficas. El escenario es una casa de campo. Una casa donde la actriz Joan Plowright vivía con su marido Lawrence Olivier.

El equipo de producción ocupa la escena. La improvisación marca el tono del encuentro. Lo espontaneo surge. En ocasiones apreciamos una completa interacción entre las actrices, pero también estas con el equipo de profesionales que filman. El respeto y el cuidado mutuo es un valor a tener en cuenta.

La afabilidad y complicidad comienza a darse desde los primeros compases del documental. La memoria de todas ellas surge de manera espontánea: Los inicios de la carrera teatral, sus primeros papeles, sus experiencias, las anécdotas, sus deseos, los relatos, el miedo escénico, las inseguridades, juicios acerca de cómo acometer diversos textos teatrales, su relación con actores y directores, las inseguridades, la amistad que las une. Ayuda a corroborar lo que se dice todo un material de archivo que sirve para ilustrar las conversaciones. La didáctica cronológica sirve para conducir el diálogo de manera sencilla. Esa sencillez y libertad permiten de manera natural establecer una serie de normas, que salen a la luz, solo cuando las protagonistas así lo consideren oportuno.

En definitiva un documental certero, ligero y sin pretensiones, concebido con riguroso tacto. Un placer para los oídos. Memorables confesiones, memorables instantes emotivos.

Sinopsis: Eileen Atkins, Judi Dench, Joan Plowright y Maggie Smith hablan sobre su carrera y sus comienzos en el teatro.