Las hijas del fuego de Albertina Carri

Resultado de imagen de Las hijas del fuego de Albertina Carri

Pensar en el cuerpo, en los cuerpos como si estos fueran continentes, también paisajes – una voz en off dentro de la cinta lo asume como una declaración de principios-.

La existencia del cuerpo, de los cuerpos, es incuestionable. Los cuerpos existen, y no son de ningún modo imposiciones sistemáticas. Los cuerpos son diversos, como lo son también las imágenes libremente creadas por la directora. El cuerpo como deseo, como goce vital. Existe una nueva forma de relacionarse en sociedad, horadando con libérrima libertad la pasión sexual. El placer es una revolución que no ha de ser pecaminosa. Nada de culpabilidades.

A través de las manifiestas escenas sexuales, siempre explícitas, entre diversas mujeres se propone, evidentemente, una nueva manera de sentir, derribando todo convencionalismo social. El cine pornográfico de mirada patriarcal es derribado. También existe otro tipo de goce, otra imagen del cuerpo.

2018: BAFICI: Mejor película – Competencia argentina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s