Hasta siempre, hijo mío de Wang Xiaoshuai

Resultado de imagen de Hasta siempre, hijo mío de Wang Xiaoshuai

El cineasta conoce a la perfección los resortes precisos del melodrama clásico, y aunque pueda parecer, a priori, un tanto convencional su mirada a la hora de construir el propio relato, sin duda consigue sobradamente sus objetivos trágicos, sus picos de emoción.

La tragedia se extiende a lo largo de casi medio siglo inclinándose por un desarrollo ágil del relato no lineal punteado por innumerables flashbacks. El director compone y descompone temporalmente la propia narración (debemos ser los espectadores los que construyamos mentalmente este puzle emotivo), sin que por ello se pierda el centro de gravedad emocional del mismo y el interés, procurando en todo momento infundir el vigor necesario, a cada tramo, para que el drama no termine agotándose.

En este trabajo se habla de lo general y lo común a través de lo personal y lo privado reflejando verazmente que los acontecimientos que se suceden son reverberaciones de los cambios que han acontecido en China a lo largo de casi medio siglo.

2019: Festival de Berlín: Mejor actor y mejor actriz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s