La (des) educación de Cameron Post de Desiree Akhavan

Resultado de imagen de La (des) educación de Cameron Post de Desiree Akhavan

Correcta y bien intencionada producción independiente, que no oculta una clara voluntad de denuncia, acerca de la identidad sexual y la castración llevada a cabo por una institución religiosa, que trata de corregir toda homosexualidad, como si esta fuera una enfermedad.

La cinta cumple los requisitos de producción de todo cine americano independiente. Descansa su planteamiento en la capacidad de superación del individuo frente a circunstancias adversas, desde un, más que dudoso, posicionamiento lírico.

Film ausente de personalidad y profundidad, incluso a tramos previsible, desequilibrado en su totalidad a la hora de conjuntar tonos ligeros, tonos melodramáticos.

2018: Festival de Valladolid – Seminci: Espiga de Plata

70 binladens de Koldo Serra

Resultado de imagen de 70 binladens de Koldo Serra

Sobre una serie de conflictos de índole social, el director erige un thriller bien intencionado, que va lentamente desarmándose a medida que va desarrollándose la cinta, a causa de una serie de continuos giros de guión, un tanto arbitrarios, poco o nada justificados. El interés primero va disminuyendo y la tensión decrece, hasta el punto que nos vamos desentendiendo de lo que se nos narra (la partitura musical utilizada desconcierta, nos aleja de toda posible tensión).

Yesterday de Danny Boyle

Resultado de imagen de Yesterday de Danny Boyle Yesterday de Danny Boyle

Tiempos de venganza de los llamados particularismos (nuestro protagonista, un arribista amoral procedente de un entorno desfavorecido). Un mundo, el nuestro, atrapado en el ayer, incapaz de establecer nuevas míticas, que tomen como base las realidades de este hoy. Ambas ideas, previsiblemente interesantes pero no exploradas, están presentes dentro de un trabajo, cuyo desarrollo hueco es más que perezoso y previsible, y que además, termina por transformarse en una comedia romántica estúpida. La combinatoria es nefasta.

Sinopsis: Un músico que lucha por abrirse camino se da cuenta de que es la única persona en el mundo capaz de recordar a los Beatles.

Los días que vendrán de Carlos Marqués Marcet

Resultado de imagen de Los días que vendrán de Carlos Marqués Marcet

El director sigue indagando, desde el naturalismo y la desdramatización, la experiencia de amar, sin abandonar lo íntimo. En esta ocasión Marcet radiografía el periodo del embarazo. Un tiempo este, de un hoy, lleno de incertidumbres, inestabilidad.

La propia pareja protagonista, es también pareja en la vida real (realmente van a ser padres de una niña) y amigos del director. Son ellos el centro. La primera decisión adoptada es la de capturar ese hondo, al tiempo inquebrantable misterio, que es el embarazo, para más tarde comprender, a través de un estudio auténtico, los conflictos, la problemática, los sacrificios, las renuncias, las dudas y las aceptaciones que supone esta nueva situación.

En el tratamiento de la cinta se vienen a mezclar principios del documental y de la ficción: imaginar y crear situaciones diversas, ensayarlas, dejar espacios a la improvisación…

Quim Casas en su crítica publicada en Sensacine argumenta y cito;   la improvisación del actor en el centro de la propia escena o las aportaciones de las experiencias reales del embarazo a la de los personajes de ficción, ya que en la película no son Maria y David, sino Vir y Lluís. Hay en cada plano tanta verdad como gestos estudiados. La forma en que pasan las cosas es tan franca como meditada, pero siempre domina la naturalidad de los actos, más importantes que las palabras.

Los días que vendrán  es una propuesta auténtica, pero también es representación, no duda en ser juego pero también documento. Un soplo de aire libre, puro y libérrimo ensayo.

El cuerpo de nuestra protagonista adquiere dimensiones no solo físicas, sino también emocionales y sexuales. Nuestro protagonista encarna las nuevas formas de la masculinidad en este siglo XXI, alejando todo reduccionismo machista. Así mismo no se nos oculta, como bien dice Eulalia Iglesias, en su crítica de la cinta publicada en El confidencial y cito, la redimensión emotiva del vínculo materno filial.

2019: Festival de Málaga: Biznaga de Oro mejor película, mejor dirección y actriz

 

Toy Story 4 de Josh Cooley

Resultado de imagen de Toy Story 4 de Josh Cooley

Los espectadores pensaban que la saga animada había concluido, con aquella buena entrega que se cerraba de manera idónea, conmovedora. Pero todo parece indicar que aún se podía contar una nueva aventura.

Esta cuarta entrega sigue constituyéndose como una perfecta combinación de aventura, emociones y enredos miles, chispeante humor, y que incluso es capaz de presentarnos nuevos y ricos personajes, ampliando el abanico de posibilidades (y dobles lecturas), sin olvidarse de una trabajada carga temática y un cierto halo emotivo, al tiempo trágico y oscuro, más bien terrorífico, y que habla de la marginación, la muerte, los conflictos existenciales y la obsolescencia, la necesidad de libertad, del incierto futuro (la utilidad y la inutilidad) y de la fatalidad…

Formalmente viene a ser impecable (asombrosa visualidad llena de sutilezas y detalles, trabajada y preciosista iluminación, querencia por el volumen, los colores y las trabajadas texturas, la precisión de los movimientos de cámara, el buen uso de la profundidad de campo).

 

Marilyn de Martín Rodríguez Redondo

Resultado de imagen de Marilyn de Martín Rodríguez Redondo

Desde los primeros compases del film (basado en hechos reales) desciframos, inmediatamente, que habita la hostilidad y la represión hacia Marcos. Esa hostilidad no solo procede de su entorno familiar, sino de la sociedad que lo rodea. Sus profundos deseos, su identidad se ve constantemente cercenada, no solo es testigo, sino que es protagonista de acontecimientos trágicos, impulsados por la diferencia de clases y de los perjuicios sociales hacia los diferentes, y que siempre son resueltos con violencia.

En sus inicios va surgiendo de modo intenso un crescendo dramático, sin embargo hacia la mitad del metraje algo ocurre, y el director va desatendiendo todo pulso narrativo, y la tragedia va perdiendo fuerza. Lo anecdótico y superfluo se apodera de una trama que va progresivamente deshilvanándose.

Mario y los perros de Chema de la Peña

Resultado de imagen de Mario y los perros de Chema de la Peña

Este rutinario documental, más bien focalizado hacia la televisión, que hacia el atrevimiento cinematográfico, y que relata una parte ya sabida de la obra del gran escritor Mario Vargas Llosa (sus primeros años), hasta la publicación de su obra genial; La ciudad y los perros.

Crónica didáctica, que se sigue con detenimiento, pero que nunca llega a destacar por sus manidas y previsibles formas de narrar (le falta al trabajo complejidad y profundidad, espíritu crítico, la voz en off locutada resulta cansina, el material de archivo es pobre, y las entrevistas a diversas personalidades, incluyendo al escritor, previsibles).