Los silencios de Beatriz Seigner

Resultado de imagen de Los silencios de Beatriz Seigner

La iniciación de la cinta es algo tarda. Esta característica nos va a permitir introducirnos en todo un universo propio, tanto antropológico como sociológico, de ese espacio físico, también humano (con su señera problemática).

La cinta, en su transcurso, no deja de lado, tanto un seguimiento antropológico, como político,  desviándose lentamente hacia cierto realismo mágico. Sin embargo, esa mezcla de momentos de realidad y momentos de ficción no siempre del todo funciona con coherencia.

Arábia de João Dumans, Affonso Uchoa

Resultado de imagen de Arábia de João Dumans, Affonso Uchoa

Sinopsis: André es un niño que vive en un barrio industrial de Ouro Preto, Brasil, cerca de una antigua fábrica de aluminio. Un día encuentra un cuaderno de uno de los trabajadores de la fábrica.

El presente trabajo se inicia como una trama de ficción (la relación entre este y su hermano y la mujer que los cuida), sin embargo un leve giro narrativo nos permite embarcarnos, conjuntamente con André, en el relato autobiográfico de un desconocido obrero. La lectura efectuada de ese diario concede un espacio a Cristiano. Su voz en over nos va narrando su viaje por tierras brasileñas (Minas Gerais), sus peripecias, sus vicisitudes, sus encuentros, al tiempo va convocando diversas voces, anécdotas diversas…Todo esto, apenas trascendente a priori, va tomando fuerza levemente, ayudando a crear una atmósfera social que va desencadenando un análisis pertinente de la situación social del país (inseguridad, violencia, precaria situación laboral, sueños rotos).

Los realizadores huyen de todo alegato al uso, y optan, además, por evocar de manera paralela la vitalidad de todos y cada uno de los personajes que se cruzan con nuestro protagonista Cristiano… Encrucijadas diversas, en las que intervienen las músicas, las rutinas, las tristezas, lo episódico, las problemáticas….

Arábia es un relato polifónico a caballo entre lo ficcional y la necesidad documental, en definitiva, y que surge asombrosamente de ese cuaderno de notas que lee André, y que le permite conocer y experimentar.

 

 

 

 

 

Siempre juntos (Benzinho) de Gustavo Pizzi

Resultado de imagen de Siempre juntos (Benzinho) de Gustavo Pizzi

Visionando esta cinta, uno tiene la sensación de estar sintiendo una fracción, de un claro tiempo vivido. Retazos costumbristas concretos, que conforman la vida diaria, de un núcleo familiar de clase media baja, capitaneado por la madre (figura capital donde se concentra toda la tención). Simpatía y observación, heroísmo, ansiedad, frustración, sobrevivencia son las primordiales enseñas, que definen a este personaje femenino (extraordinaria interpretación de Karine Teles)

No siempre, en la cinta, sabemos la resolución concreta de las diversas problemáticas que se van sucediendo, es decir el cómo, sin embargo los asuntos espinosos se solucionan finalmente (también discurren aquellos retazos de crítica social). El continuo boicoteo acaba con nuestras expectativas narrativas. En resumidas cuentas, toda posibilidad desleal queda anulada. Se privilegia lo común de las vidas, los pequeños placeres cotidianos sentidos (esos instantes felices, son más bien fugaces, transitorios, sin embargo en el cielo habitan los nubarrones constantes y la melancolía también constante puede incidir bajo un tenue sentido del humor). Las catarsis, cuando surgen, son más bien formales, nunca resueltas como anécdotas.

Sinopsis: Irene es una ama de casa de Rio de Janeiro, que tiene cuatro hijos y ha acogido a su hermana y su sobrino, víctimas de malos tratos. Junto a su marido forman un clan muy unido pero han de lidiar con muchos problemas en su día a día.

2018: Festival de Málaga: Mejor película iberoamericana.

 

 

 

As boas maneiras de Marco Dutra, Juliana Rojas

Resultado de imagen de As boas maneiras de Marco Dutra, Juliana Rojas

Sinopsis: La misteriosa y adinerada Ana contrata a Clara, una solitaria enfermera que vive a las afueras de São Paulo, para ser niñera de su hijo aún no nacido. Conforme el embarazo va avanzando, Ana comienza a presentar comportamientos cada vez más extraños, y siniestros hábitos nocturnos que afectan directamente a Clara.

Bien es cierto que la cinta no es del todo original, pero su discurrir si termina ser desconcertante.

La cinta se inicia como un drama naturalista no exento de tópicos. Más tarde va asentándose como un retrato sociológico sobre las diferencias de clase, a continuación comienza a derivar hacia una sugestiva y bien sugerente historia de deseo amoroso. En un instante concreto, elementos malsanos (opacos) al tiempo mágicos (oníricos) se introducen levemente, hasta el punto de abandonarse todo naturalismo inicial, mutando hacia el género terrorífico (reelaborar los mitos existentes del género), convenientemente aderezado con unos momentos musicales puntuales, que no logran estorbar el conjunto. Sin embargo el film, comienza a perder fuerza, justo cuando concretos conflictos comienzan a determinar y perjudicar a sus miembros y el entorno próximo. En ese preciso momento el terror se hará previsible, entrando en territorios reconocibles.

Reelaboración del mito popular y perenne del lobizón, As boas maneiras puede verse como el registro cinematográfico de una leyenda. Las imágenes de colores contrastados y muchas veces fantasiosos del gran Rui Poças (el director de fotografía portugués que supo unicarse detrás de la cámara de varios films de Miguel Gomes y también en Zama, de Lucrecia Martel) apoyan el tono buscado por los realizadores: una cruza de cuento de hadas moderno y para adultos con una mirada política sobre los diferentes, los desplazados, los marginales. Un poco como la reciente La forma del agua, aunque aquí la historia de amor sea estrictamente maternal. Y dolorosa. Los guiños a El hombre lobo americano están presentes y la película logra ingresar con éxito en el terreno del horror clásico cuando se lo propone (la escena del shopping fuera del horario de atención al público es un buen ejemplo), pero lo más interesante, atractivo y emocionante es que esa conjunción de elementos tan diversos den como resultado una película tan particular como bella (Análisis de la cinta por Diego Brodersen,  para la publicación Página 12)

2018: BAFICI: Premio Especial del Jurado – Mención Especial

2017: Festival de Sitges: Premio de la Crítica (Ex aequo), Sección oficial

Severina de Felipe Hirsch

Resultado de imagen de Severina de Felipe Hirsch

Sinopsis: El propietario de una vieja librería cae embrujado bajo el misterio de Severina: seductora y enigmática, de nacionalidad desconocida, ladrona de libros. El joven desorientado percibe que ya no puede confiar más en la fina línea que separa lo racional y lo irracional.

Adaptación de la novela escrita por Rodrigo Rey Rosa. Su aroma literario (también cinéfilo) nos seduce. Las resonancias literarias tienden a multiplicarse, y las citas no dudan ser reconocibles para el espectador (lector). La cinta, desde luego, acepta claras resonancias de los cuentos de Benedetti, pero no es el único autor hispano convocado.

La cinta se eleva, finalmente, como un enigmático laberinto borgiano de atmósfera gótica, que bascula entre lo extrañamente onírico, el ardiente amor obsesivo y lo inverosímil (tenazmente representado).

Transeúnte de Eryk Rocha

O ator Fernando Bezerra é Expedito, personagem principal do filme experimental

Transita, pasa por un lugar, está de paso, no reside transitoriamente en un sitio, sólo un instante, hasta que el tiempo lo alcanza – diccionario de la RAE-. Esta es la historio de Expedito, un jubilado que perdió a su esposa hace un tiempo, su identidad es devorada por la urbe, su dinámica, la inercia.

 

Transeúnte, una representación, una narración del mundo a través de imágenes, sonidos, jugando un importante papel, la memoria visual y sonora construyéndose una banda sonora a partir de vivencias, también los recuerdos de Expedito, que apacigua sus emociones mediante música –justo cuando se coloca los cascos de música cuando transita por la calle-, también a través de esta es como se relaciona con el entorno, su gusto por canciones románticas de índole melódica que escucha en un bar o las canciones entonadas para animar al equipo en el estadio cuando acude a un partido, pero el sonido, más bien el ruido de la modernidad que se trasforma se entromete, ruido monótono que es hostil, que expresa soledad, desesperanza, vida rutinaria, la del protagonista –el formato en blanco y negro acrecienta este carácter, nos sume en continuas reflexiones sobre la existencia,  el presente y pasado, el incierto futuro cruzándose, tantos indicios, tantas historias que confluyen en cada tramo de este deambular-

 

En definitiva Transeúnte diluye las fronteras entre lo real y lo simulado, plantea la identidad como cuestión.

A Erva do Rato de Júlio Bressane, Rosa Dias

Adaptación libérrima de dos relatos de Machado de Assis: La causa secreta y El esqueleto.

La cinta no busca explicaciones, prefiere abrirse a las interpretaciones, optando por la temática más que por la trama en sí. La compleja concepción de las imágenes es pura dialéctica. La luz articula y trasforma lo que se encuentra en la escena revelando lo invisible, potenciando lo sensorial (en este caso el deseo). La narrativa parece disolverse por el peso temporal. Esas acciones se encuentran desarticuladas (el tiempo tiene un carácter heterogéneo)

La cinta tiene un carácter intimista. El carácter de los personajes trata de crear un universo independiente cerrado al exterior. El hogar, sin embargo, está invadido por fuerzas externas, estas van haciéndose gradualmente patentes.

Entendemos perfectamente, en la cinta, esa línea divisoria entre lo imaginario perteneciente como característica al ser humano y los obstáculos que plantea el sexo. Al igual que el autor literario, el cineasta consigue encontrar el poder, pero también la amargura en los esfuerzos tragicómicos que hace el ser humano para preservarse de sí mismo, proyectando su voluntad en el otro o en los demás.

Sinopsis: Los personajes son Él y Ella. Mientras caminan por un cementerio, sin conocerse, Ella tropieza y cae. Él la ayuda y al saber que no tiene a nadie en el mundo, se ofrece a cuidarla para siempre. En casa, Él le sirve un té de hierbas y le cuenta un cuento: una historia sobre la arquitectura de la ciudad, el veneno de la viejas tribus indígenas y la misteriosa “Hierba de la rata”