70 binladens de Koldo Serra

Resultado de imagen de 70 binladens de Koldo Serra

Sobre una serie de conflictos de índole social, el director erige un thriller bien intencionado, que va lentamente desarmándose a medida que va desarrollándose la cinta, a causa de una serie de continuos giros de guión, un tanto arbitrarios, poco o nada justificados. El interés primero va disminuyendo y la tensión decrece, hasta el punto que nos vamos desentendiendo de lo que se nos narra (la partitura musical utilizada desconcierta, nos aleja de toda posible tensión).

Los días que vendrán de Carlos Marqués Marcet

Resultado de imagen de Los días que vendrán de Carlos Marqués Marcet

El director sigue indagando, desde el naturalismo y la desdramatización, la experiencia de amar, sin abandonar lo íntimo. En esta ocasión Marcet radiografía el periodo del embarazo. Un tiempo este, de un hoy, lleno de incertidumbres, inestabilidad.

La propia pareja protagonista, es también pareja en la vida real (realmente van a ser padres de una niña) y amigos del director. Son ellos el centro. La primera decisión adoptada es la de capturar ese hondo, al tiempo inquebrantable misterio, que es el embarazo, para más tarde comprender, a través de un estudio auténtico, los conflictos, la problemática, los sacrificios, las renuncias, las dudas y las aceptaciones que supone esta nueva situación.

En el tratamiento de la cinta se vienen a mezclar principios del documental y de la ficción: imaginar y crear situaciones diversas, ensayarlas, dejar espacios a la improvisación…

Quim Casas en su crítica publicada en Sensacine argumenta y cito;   la improvisación del actor en el centro de la propia escena o las aportaciones de las experiencias reales del embarazo a la de los personajes de ficción, ya que en la película no son Maria y David, sino Vir y Lluís. Hay en cada plano tanta verdad como gestos estudiados. La forma en que pasan las cosas es tan franca como meditada, pero siempre domina la naturalidad de los actos, más importantes que las palabras.

Los días que vendrán  es una propuesta auténtica, pero también es representación, no duda en ser juego pero también documento. Un soplo de aire libre, puro y libérrimo ensayo.

El cuerpo de nuestra protagonista adquiere dimensiones no solo físicas, sino también emocionales y sexuales. Nuestro protagonista encarna las nuevas formas de la masculinidad en este siglo XXI, alejando todo reduccionismo machista. Así mismo no se nos oculta, como bien dice Eulalia Iglesias, en su crítica de la cinta publicada en El confidencial y cito, la redimensión emotiva del vínculo materno filial.

2019: Festival de Málaga: Biznaga de Oro mejor película, mejor dirección y actriz

 

Mario y los perros de Chema de la Peña

Resultado de imagen de Mario y los perros de Chema de la Peña

Este rutinario documental, más bien focalizado hacia la televisión, que hacia el atrevimiento cinematográfico, y que relata una parte ya sabida de la obra del gran escritor Mario Vargas Llosa (sus primeros años), hasta la publicación de su obra genial; La ciudad y los perros.

Crónica didáctica, que se sigue con detenimiento, pero que nunca llega a destacar por sus manidas y previsibles formas de narrar (le falta al trabajo complejidad y profundidad, espíritu crítico, la voz en off locutada resulta cansina, el material de archivo es pobre, y las entrevistas a diversas personalidades, incluyendo al escritor, previsibles).

Elisa y Marcela de Isabel Coixet

Resultado de imagen de Elisa y Marcela de Isabel Coixet

La directora catalana reconstruye una historia real, ocurrida entre finales del siglo XIX y el siglo XX.

El film ausculta la relación íntima entre ambas mujeres, la maternidad, la libre elección, la injerencia de las decisiones políticas y religiosas, cercenando la libertad y la intimidad.

Desgraciadamente, este es un trabajo bien intencionado que carece de emoción y empatía. El academicismo, y la solemnidad abrumadora persisten, así como una querencia por el subrayado y un fingido (y en ocasiones risible) sentido alegórico. A la propuesta le falta profundidad y fluidez narrativa, entre otras cosas.

Sinopsis: En 1885, Elisa y Marcela se conocen en la escuela donde trabajan. Lo que comienza como una gran amistad termina en una relación amorosa que tienen que vivir a escondidas. Los padres de Marcela sospechan de esta relación y la enviarán al extranjero unos años. A su vuelta, el reencuentro con Elisa es mágico y deciden tener una vida en común. Ante la presión social y las habladurías, ambas deciden trazar un plan: Elisa abandonará un tiempo el pueblo para volver convertida en Mario y poder casarse con Marcela, pero no todo será tan fácil para este amor no reconocido.

 

 

 

Jaulas de Nicolás Pacheco

Resultado de imagen de Jaulas de Nicolás Pacheco

Este primerizo director ha conseguido instaurar, en su ópera prima, un microcosmos propio y singular alrededor de sus personajes.

Maneja Pacheco los ingredientes básicos de la fábula, al tiempo, consigue sumergirnos  dentro de un espacio donde convive el naturalismo fatalista, junto a preciados elementos líricos. En Jaulas se consigue ensamblar a la perfección géneros, y cambios de tono y registro.

El mar nos mira de lejos de Manuel Muñoz Rivas

Resultado de imagen de El mar nos mira de lejos de Manuel Muñoz Rivas

Un paisaje detenido en el tiempo: el paisaje marino, la arena (las dunas), el mar y los vientos, los barcos, el horizonte indistinguible, la luminosidad, un pozo, los pájaros. Las miradas (y quien mira) son diversas, depende de cómo estas sean vistas.

Existe un tiempo que se detiene, pero la acción no está determinada, quizás temporalmente hubo una civilización (Tartesos), pero todo ese escenario está abandonado (existen signos, probables supervivientes).

Una voz en over no habla que hubo un tiempo, una edad mítica, una civilización perdida, antigua, remota…

El mar nos mira de lejos trasforma esos espacios en pura abstracción. Las formas apenas se distinguen. La formas se fusionan consigo mismas, en otras ocasiones parecen desplazarse. Ese reducto determinado se trasforma, responde a lo cotidiano, a su compás, a los reflejos que emite el sol y como estos afectan al interior, incluso a las instancias. Los recuerdos, las leyendas y sus mitos, la orografía del paisaje entran en decadencia, las glorias pasadas son dudosas. La melancolía prevalece.

Durante la tormenta de Oriol Paulo

Resultado de imagen de Durante la tormenta de Oriol Paulo

Interesante combinación de géneros. El director domina el relato intrigante, poliédrico (sigue la trama varias líneas temporales, un trayecto, sin duda, enrevesado), integrando lo fantástico dentro de un mismo corpus laberíntico, agobiante, adictivo.

Un film nada distante, ni frio, que sabe reflexionar sobre el paso del tiempo y las decisiones que tomamos en la vida y que acaban determinando nuestro sino.