The day he arrives de Hong Sangsoo

The Day He Arrives de Hong Sang-soo – Primavera en el cine ...

Un viaje en busca de un encuentro planeado o bien inesperado –adentrándose en la vida de un personaje que sin quererlo efectúa un viaje al pasado abrazando el presente y el realismo como punto hacia la comicidad, dentro de un espacio preciso, siempre atento al detalle-.

Nadie va entender lo que es la fragilidad en el amor cuando este opera, justo en esta comedia intimista, cuyo fino humor late, y ve la luz mediante repeticiones, mínimas correcciones de cámara, movimientos ópticos leves –controla el realizador los zooms, los desplazamientos de cámara, la narración en off y los puntos de vista que inicialmente parecen absolutos, pero con el paso del tiempo dejan de serlo, al tiempo que van cobrando vida nuevos ideales, la importancia en capturar las nuevas tecnologías, el ejemplo de sms, como fundamento en que se desenvuelven las relaciones, los sentimientos en el mundo de hoy-.

Sungjoon es un director de cine, vista Seúl, su intención visitar a un amigo. De momento este no puede atenderlo. El realizador comienza a deambular por la ciudad dando pie a una serie de encuentros, se reencuentra con su exnovia por ejemplo, o con algunos estudiantes de cine, o finalmente con su amigo y una profesora de audiovisuales.

Sabemos pocas cosas de nuestro protagonista, vive fuera de una gran ciudad, se aleja del cine, parece ser un espíritu libre que no se acomoda, sediento siempre de emociones, preñado por preocupaciones existenciales y un deseo; que su obra sea valorada con el tiempo, pero no plagiada.

El resto de los personajes los acompañamos, sabemos de ellos gracias a lo que pasa por su mente, su naturalismo desenvuelto cobra vida, ayuda a confeccionar, condimentar la trama; caracteres individuales en principio que varían, si encuentran compañía –cierta ambigüedad en sus actitudes-, y que nosotros como espectadores y mediante la distancia adecuada no juzgaremos, porque la evolución de los personajes es gradual. Es el tono exacto y crucial; por otra parte; el que consigue adoptar el relato. Los protagonistas femeninos por otra parte toman valga la redundancia todo su protagonismo.

Incluso ante la trivialidad en algunos tramos de la conversación irrumpe el azar, el cineasta manifiesta; “Hay incontables coincidencias operando detrás de nuestras acciones, pero nosotros solo pensamos en el resultado, sin comprender que hay fuerzas ocultas operando”.

Complejo mundo este sobre las relaciones entre los seres humanos: cómo afrontamos la amistad, cuál es el recelo que se experimenta por el  éxito ajeno, así mismo, se abordan cuestiones como el deseo, el amor, el cine.

El hotel a orillas del rio de Hong Sangsoo

EL HOTEL A ORILLAS DEL RÍO de Hong Sangsoo - Good Films

Habitan, en esta minimalista cinta, dos historias que de alguna manera se cruzarán en algún momento dado o en diversos instantes, pero esto no nos da ningún criterio para atestiguar o concluir plácidamente que una arrastre o influya en la otra, porque la posible relación entre ambas simplemente es puramente una conjetura. Se trata de dos vertientes paralelas de un  mismo relato que gira entorno a la relación sentimental y personal acerca de la ruptura de las relaciones.

El hotel a orillas del rio es una elegía sin pretenderlo, y esta edificada a partir de ciertas ambigüedades  todas ellas trágicas, en su trasfondo, pero que sutilmente el sentido de la ironía va otorgándola cierto aire liviano. No nos preocupa tanto si las cuestiones abordadas o no se esclarecerán (algunas sí); lo que interesa es acoplar todos esos encuentros y desencuentros y pláticas de manera libérrima y con fondo invernal (inclusive ese poema que recita el poeta sobre un empleado de una gasolinera y que según va dando paso con su lírica lectura vamos visualizando su retrato al ser filmado, y podría corresponderse con cierta empatía con la humanidad, justo al final de la existencia).

2018: Festival de Locarno: Mejor actor (Joo-Bong Ki)

2018: Festival de Gijón: Mejor película, guion y actor (Joo-Bong Ki)

The Spy Gone North de Yun Jong-bin

Resultado de imagen de The Spy Gone North de Yun Jong-bin

Sobrio trabajo, que parte de acontecimientos reales, cuyos sucesos bien trabados acontecieron en las dos coreas, durante los años noventa. Su tono realista,  sin concesiones, nos recuerda tanto a aquellos films de la guerra fría…

Evita el director todo tipo de subrayados y tramas accesorias que nos distraigan, incluyendo escenas de acción un tanto gratuitas, recurriendo  a una más que adecuada y realista puesta en escena, y a un montaje que consigue otorgar a la trama de continua tensión.

En su tramo último, y siempre manteniendo el crescendo, habita un giro final sorprendente que nos revela una maquinación conspirativa que acontece a caballo entre las dos naciones, y que está plenamente acordada por ambas, elevando aún más nuestro interés como espectadores. De esta manera la conspiración de índole política internacional, anclada en la realidad, acentúa la tragedia de todos y cada uno de los personajes que están implicados (a uno u otro lado de la frontera) y que han sido utilizados por los distintos poderes.

Parasite de Bong Joon-Ho

Resultado de imagen de parasite pelicula

En todas y cada una de las cintas de este realizador coreano habita un subtexto crítico social y de denuncia, propuesto de modo metafórico (los espacios cerrados se presentan como significantes narrativos), cuyas consecuencias alcanzan un fondo discursivo universal. En este caso la lucha de clases.

Parasite es una cinta imprevisible, libérrima, disidente, incluso demoledora, y es capaz de transitar de manera natural y sin solución de continuidad de la comedia grotesca de tintes absurdos y negros (de caracteres irreverentes), al retrato sociológico de cariz esperpéntico, bordeando los límites del cine fantástico y el gore.

2019: Festival de Cannes: Palma de Oro al Mejor largometraje.

 

Claire´s Camera de Hong Sangsoo

Resultado de imagen de Claire's Camera de Hong Sang Soo

Saber mirar no basta en el cine de este realizador coreano. Se insiste en volver a mirar, volver y regresar a los mismos lugares, a las mismas situaciones que se producen. Fijarse nuevamente en todos y cada uno de los detalles. Este es un realizador que nos habla de los cambios. En su cine pueden repetirse acontecimientos, encuentros con sus leves alteraciones. De repente lo real, casi autobiográfico despierta sin dejar a un lado la filmación de una parte o instante de las vidas o los percances afectivos que existen entre sus personajes. El  azar, cuando surge, tiene un carácter desordenado, es el orden, el del relato el que no está delimitado. Lo imaginario queda levemente apuntado mediante los juegos temporales, en ocasiones confusos. Siempre se da en su cine una situación y su reverso.

Burning de Lee Chang-Dong

Resultado de imagen de Burning de Lee Chang-Dong

Lo fascinante de esta propuesta radica en el misterio, en sus múltiples y sugerentes enigmas, en sus proposiciones plenamente inspiradas, en la diversidad de sus dilemas interpretativos.

Nuestro protagonista, al igual que el realizador, edifica un cosmos fílmico donde prima constantemente la duda ¿Pueden existir las cosas aunque no las veamos, o no se nos muestren? Así mismo, nuestro protagonista se debe enfrentar a una serie de misterios. Estos probablemente se materialicen más bien a través de metáforas, que este puede emplear para escribir su propio relato

Burning es una cinta realista, pragmática claro está, pero en su interior se agita su naturaleza fantástica. Aunque dicho aliento no termine de mostrarse explícitamente. Una cinta hechizante, basada en un cuento escrito por Haruki Murakami.

2018: Festival de Cannes: Sección oficial a concurso, Premio FIPRESCI.

Sinopsis: Cuando hace una entrega, Jongsu, un joven mensajero, se encuentra por casualidad con Haemi, una chica que vivía en su vecindario. La joven le pide que cuide a su gato durante un viaje a África. A su regreso, Haemi le presenta a Ben, un joven misterioso y con dinero que conoció allí. Un día, Ben revela a Jongsu un pasatiempo muy extraño…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A taxi Driver: Los héroes de Gwangju de Jang Hun

Resultado de imagen de A taxi Driver: Los héroes de Gwangju de Jang Hun

Sinopsis: Basada en hechos reales. Un taxista de Seúl ayuda a un reportero alemán a cubrir el Levantamiento de Gwangiu, en 1980 en Corea del Sur.

Trillado mecanismo narrativo falto de profundidad (el periplo que sufre un interesado hombre que lentamente a tenor de los acontecimientos políticos va adquiriendo conciencia política o la extraña amistad que va surgiendo entre dos personajes desemejantes constituyen ideas ya suficiente mente narradas). Su discurso sobre la violencia que ejerce el estado es más bien poco sutil y parcial. La cinta funciona mejor como propuesta de cine de acción.

The day after de Hong Sangsoo

Resultado de imagen de The day after de Hong Sangsoo

Se trata de una propuesta lineal. No por ello no deja de producirnos cierta extrañeza casi alucinatoria. Lo percibimos en ciertos cortes, en el transcurrir de una escena a otra, en los cambios de tono que se producen durante una conversación. Este tratamiento va ligado a una idea y es que la vida, según el realizador, resulta cuanto menos imprevisible, por tanto la sucesión de las escenas que conforman la misma, de hecho, está sujeta a lo inesperado.

La cinta está filmada en blanco y negro. Posee un halo tal vez sombrío (melancólico), casi autobiográfico.

Recurre el director a planteamientos austeros, a su habitual utilización del zoom, al plano contraplano en forma panorámica. La trasparente concepción de la puesta en escena es testigo de unos diálogos, que van de lo banal a lo trascendente.

Sinopsis: Una mujer que empieza a trabajar en una editorial se ve envuelta en la aventura amorosa de su jefe cuando la mujer de éste la confunde con la amante, una ex empleada con la que acaba de romper.

Lo tuyo y tú de Hong Sang-soo

A Minjung le gusta beber. El alto consumo de alcohol hace que pierda la memoria, no reconoce a sus amigos (puede más bien mentir de manera deliberada, siempre continuamente). Ella se caracteriza por tener mal genio. Busca la bronca en los bares. Minjung rompe con su novio (este la recrimina).

Lo tuyo y tú no es una cinta lineal. El trayecto está lleno de fabulaciones, falsedades y mentiras. El espectador llega a dudar de todo lo que acontece. En un momento dado, la imaginación de Youngsoo confunde los deseos con la realidad. Realmente las expectativas que tiene el espectador ante lo que ocurre entran a formar parte de un juego que lo desborda, y descoloca, incluso lo decepciona.

La construcción de una doble personalidad es también un hecho que acontece y que tiende, en varios momentos, a repetirse. La negación de la identidad es otra característica que no se nos oculta, sea esta cierta o no, sea convincente o no, sea o no deliberada. Puede que la frivolidad sea también desengaño. Minjung quiere vivir en un estado virginal constante que niegue el pasado, también desea evitar las relaciones estables y para ella el acercamiento masculino es una defensa contra la soledad, quizás también y misteriosamente contra la depresión.

Lo especulativo determina la narración, gracias a una multiplicidad de repeticiones y dualidades que no dejan de plantearse. La historia, así, se abre a diversas posibilidades que implican sucesivos giros, todos ellos imprevisibles.

Sinopsis: El pintor Youngsoo se entera de que su novia, Minjung, se tomó unas copas con otro hombre y se peleó con él. Esa noche discuten y Minjung sale de casa, diciendo que no deberían verse durante algún tiempo. Al día siguiente, Youngsoo va en su busca, pero no consigue encontrarla. Mientras tanto, en Yeonnam, donde él vive, Minjung, o una mujer que es idéntica a ella, tiene citas con distintos hombres. Youngsoo vaga por las calles y lucha consigo mismo, que es lo mismo que luchar contra el mundo.

2016: Festival de San Sebastián: Mejor director

On the Beach at Night Alone de Hong Sang-Soo

En el inicio de la segunda parte de este film, percibimos ciertas correspondencias con la cinta Right Now, Wrong Then (dirigida por el propio Hong Sang-Soo). El díptico que forman ambas propuestas funciona, sin embargo, por oposición. Esta cinta está determinada por la amargura y el desengaño amoroso tras las relaciones amorosas. Right Now, Wrong Then tenía un tono irónico, al tiempo grato, esperanzador, platónico.

En el presente trabajo habita un juego metaficcional que linda lo autobiográfico y que consigue interpelar, una y otra vez, a la propia cinta acerca de sus verdaderas intenciones. El tono decididamente crepuscular se acentúa hasta ser tenebroso y el discurso o reflexión en voz alta y sin interlocutor (soliloquio) se hace patente.

La soledad como previo paso hacia la madurez incentiva el discurso. Los desengaños son fruto de la experiencia de nuestra protagonista. Su clarividencia se torna cuanto menos amarga. Las acometidas furiosas contra los hombres son constantes, esta actitud contrasta con cierto carácter reflexivo. La mirada directa de nuestra protagonista es un hecho. Sus sentidos desvíos emotivos adquieren profundidad. Esa deriva adquiere una especie de juego dialéctico, que va construyéndose, entre el introvertido (a la vez introspectivo) trayecto individual y las salidas de tono, hasta que en un momento dado sea negada cuando en el tramo final penetre lo onírico.

On the Beach at Night Alone evita ser una propuesta formalista a pesar de estar dividida en dos partes, y la segunda de estas favorecer al sueño. Los habituales juegos de zoom permiten al espectador estar a un mismo tiempo fuera y dentro de lo que sucede.

Luis Martínez en su crónica para el periódico el Mundo argumenta (anoto). Cada una de las escenas se diría tan perfectamente improvisadas que más parecen teorías matemáticas filmadas. De puro calculado y medido cada segundo. Todos los personajes coreografían una extraña danza estática donde más que moverse dejan que el propio movimiento pase por ellos.

Sinopsis: Tras mantener una aventura con un hombre casado, la actriz Younghee decide tomarse un tiempo. Para ello viaja a la ciudad extranjera de Hamburgo, pero eso no impedirá que siga pensando en lo que dejó atrás.

2017: Festival de Berlín: Oso de Plata – Mejor actriz (Kim Min-hee)