Toy Story 4 de Josh Cooley

Resultado de imagen de Toy Story 4 de Josh Cooley

Los espectadores pensaban que la saga animada había concluido, con aquella buena entrega que se cerraba de manera idónea, conmovedora. Pero todo parece indicar que aún se podía contar una nueva aventura.

Esta cuarta entrega sigue constituyéndose como una perfecta combinación de aventura, emociones y enredos miles, chispeante humor, y que incluso es capaz de presentarnos nuevos y ricos personajes, ampliando el abanico de posibilidades (y dobles lecturas), sin olvidarse de una trabajada carga temática y un cierto halo emotivo, al tiempo trágico y oscuro, más bien terrorífico, y que habla de la marginación, la muerte, los conflictos existenciales y la obsolescencia, la necesidad de libertad, del incierto futuro (la utilidad y la inutilidad) y de la fatalidad…

Formalmente viene a ser impecable (asombrosa visualidad llena de sutilezas y detalles, trabajada y preciosista iluminación, querencia por el volumen, los colores y las trabajadas texturas, la precisión de los movimientos de cámara, el buen uso de la profundidad de campo).

 

Ralph rompe internet de Phil Johnston y Rich Moore

Resultado de imagen de rompe ralph 2

Una inteligente secuela que a buen seguro hará pasar un buen rato tanto a los niños como a los adultos. En todos los sentidos es completamente disfrutable la propuesta, gracias a un planteamiento ingenioso, por lo que el relato nunca decae. Esta vez los protagonistas viven sus aventuras dentro del universo internet, proponiéndonos diversas lecturas (incluso críticas). La cinta puede llegar a ser autoparódica en diversos tramos y brillante cuando acoge múltiples referencias, sin perder nunca el hilo conductor del relato. Visualmente es maravillosa.

Los increíbles 2 de Brad Bird/Bao de Domee Shi

Resultado de imagen de los increibles 2

Una de las características del tándem animado Disney Pixar descansa en el inteligente desarrollo de tramas y de personajes y la superación técnica.

Además estas cintas animadas en 3D buscan atraer tanto al público infantil como al adulto, de tal manera que finalmente su resultado último no solo nos entretenga, sino que seamos capaces de lograr identificarnos con lo que les acontece a los personajes.

El planteamiento de esta secuela evita ser superficial. Es importante dar continuidad a las historias de estos personajes. Parece que el tiempo no ha pasado en balde.

Sinopsis: Helen tiene que liderar una campaña para que los superhéroes regresen, mientras Bob vive su vida “normal” con Violet, Dash y el bebé Jack-Jack —cuyos superpoderes descubriremos—. Su misión se va a pique cuando aparece un nuevo villano con un brillante plan que lo amenaza todo. Pero los Parr no se amedrentarán y menos teniendo a Frozone de su parte.

El argumento tiende nuevamente a complicarse sobre los mismos ejes de su antecesora: La familia, el empleo y los egos diversos. Los roles van cambiando: Helen tiene mayor protagonismo que Bob (ella sale a trabajar y él se queda al cuidado del hogar). El bebe Jack Jack crece como personaje. Violeta es adolescente y tiene que lidiar con las problemáticas de esa edad. Dash sigue siendo un niño. La normalidad familiar es imposible y el mal sigue ahí fuera. Todos juntos lucharan contra el mal.

La cinta trata de ahondar en diversas cuestiones: La igualdad de género, los roles de la mujer en tiempos de abusos y la importancia familiar.

Bao es una sencilla y breve y tierna pieza de animación que se eleva como una fábula sobre una mujer oriental que sufre el síndrome llamado de nido vacío y que un buen día tiene una segunda oportunidad, cuando uno de sus panecillos (baos) cobra vida (el significado de bao también alude a algo hermoso).

Resultado de imagen de cortometraje animacion bao

20.000 leguas de viaje submarino de Richard Fleischer

Resultado de imagen de 20.000 leguas de viaje submarino de Richard Fleischer

Fiel y cuidada adaptación de la novela de Julio Verne. Desde luego la cinta no elude sugerentes implicaciones políticas y también filosóficas  que ofrece el texto original, ni tampoco rehúye precisas reflexiones acerca del despotismo ilustrado del capitán Nemo (gradualmente vamos descubriendo la poliédrica personalidad del científico, cuáles son sus intenciones y el por qué vive retirado del mundo)  y las falsas apariencias demócratas. Al igual que ocurre en la novela el punto de vista no cambia. La historia sigue narrada por el profesor Pierre Aronnax y los personajes intervinientes están suficientemente bien perfilados. La cinta al igual que la novela no deja de incidir en la escisión de los caracteres del texto, un complejo  cisma ontológico entre aquellos seres humanos que deciden vivir una vida placentera y solitaria escogida frente al mundo (para Nemo la vida está ligada no solo al retiro, sino a la muerte), y aquellos otros que no pueden vivir sin seres humanos a su alrededor, y valoran más la vida que todos los avances científicos y tecnológicos. ¿La investigación científica acelerará el progreso y la liberación de la humanidad?, he aquí la cuestión.

Este ágil film de aventuras, preñado de sentido del humor, consigue inteligentemente mezclar las claves literarias identificativas del género con el suspense y el conocimiento de los avances científicos. Todo ese carácter de literatura de viaje, conocimiento y experiencia, primorosamente escrito por Verne, queda  fielmente reflejado en la cinta, aunque claro está de manera condensada. Sin dudarlo, esta es  una propuesta igualmente fascinante, tanto en lo narrativo como en sus características cromáticas, visuales y de sonido, siempre atentas al detalle (primorosa utilización del Cinemascope, y la riqueza cromática que aporta el Tecnicolor, ambas técnicas nos permiten sumergirnos en este fantástico universo de ficción submarina)

La horizontalidad y las proporciones del Nautilus resultaban ideales para la pantalla cinemascópica sin que por otra parte la relativa pequeñez interna de este lujoso sumergible molestara al realizador, cineasta este ya experimentado en los espacios estrechos. Muy fiel a Julio Verne, visualmente inventivo y refinado (inolvidable aparición del Nautilus emergiendo de la niebla, muy cuidada la escenografía victoriana). Nota recogida íntegramente del libro 50 años de cine norteamericano de  Bertrand Tavernier y  Jean-Pierre Coursodon, editorial Akal.

Coco de Lee Unkrich, Adrián Molina

Coco sigue transitando, como observamos, por los mismos caminos narrativos, repitiendo fórmulas y estrategias. El héroe se enfrenta, en esta ocasión, a una realidad determinada por el destino, que radica ser el signo de la fatalidad. En este caso concreto la fatalidad viene representada por la muerte.

Así mismo, vuelve la acción a situarse en esa línea de ficción que separa dos universos ingrávidos, siempre  frágiles. En este caso concreto, la acción se sitúa entre la vida y la muerte. Esa línea fronteriza es tan enigmática como insondable, además se eleva como una cruel fatalidad, como hemos apuntado. Sin embargo los discursos desarrollados acerca de la filiación familiar y los sueños y la memoria, por ejemplo, son obvios y tienden al conservadurismo.

Coco posee una inventiva cromática deslumbrante. La mejora del volumen y la textura inmejorables, y el hiperrealismo de los movimientos de cámara un hecho.

Destino de Dominique Monféry

Pieza de animación, supuso la unión (intento de colaboración) entre dos genios diametralmente opuestos Salvador Dalí y Walt Disney.

Destino es un poema visual sin argumento, aunque basado en la historia de Cronos. El realizador se inspira en una melodía de Armando Domínguez que sirvió a Disney para imaginar el argumento musical – la letra de la melodía pertenece a Ray Gilbert, y la interpretación corre a cargo de Dora Luz-, por otro John Hench se encargo de supervisar el trabajo junto con Dalí intentando dar vida a todos esos bocetos que el pintor Catalán había ideado –una técnica de animación basada en el Método paranoico crítico del pintor ampurdanés-.

El resultado –aunque la imagen ha sido retocada por ordenador- aúna dos experiencias distintas, algo forzadas pero flexibles, el imaginarium surrealista daliniano y la iconografía típicamente americana de Disney.

Vaiana de John Musker, Ron Clements, Don Hall, Chris Williams

Moana desafía al poder establecido representado por su padre. Inicia un viaje con la intención de salvar a su pueblo, pero también con la idea de encontrarse a sí misma. Moana decide siempre por sí misma y es completamente independiente. Toma la iniciativa. Los pensamientos de Maui (esa especie de semidios) son todo lo contrario. La personalidad de Maui irá poco a poco cambiando y aceptando y rindiéndose ante las virtudes, la comprensión, el coraje y la decisión de Moana. La cinta se torna no solo a resolver los problemas de un modo de vida que tiende a desaparecer, sino es también la historia de una amistad. La unión de todas las fuerzas posibles es vital.

Estas ideas de carácter un tanto sociológico estas sabiamente camufladas bajo una apasionante historia de aventuras, que al mismo tiempo se convierte en un musical.

La cinta aúna lo clásico con la tecnología actual. Parece no haber ya distancia entre la animación en 3D,  la corporeidad de una falsa animación stop-motion y el respeto a las esencias clásicas; nos dice Jordi Costa en su comentario publicado en el periódico El País.

Pese a la previsibilidad del guión, la cinta es un agradable vehículo de entretenimiento sin complejos.

Sinopsis. La historia se desarrolla hace dos milenios en unas islas del sur del Pacífico. La protagonista es Vaiana Waialiki (Moana), una joven que desea explorar el mundo navegando por el océano. Ella es la única hija de un importante capitán que pertenece a una familia con varias generaciones de marinos.