Fourteen de Dan Sallit

Fourteen de Dan Sallitt – FILMADRID

Esta es una inteligente cinta de gran calado, que apuesta por una puesta en escena en interiores, circunvalando lo teatral (la mayoría de las escenas se desarrollan en dichos espacios) y cuyo espíritu se centra en la amistad de estas dos mujeres protagonistas y como ambas van acercándose y distanciándose con el paso del tiempo, debido a las circunstancias y a sus cambios de personalidad. En esos espacios interiores es donde se expresa sus conflictos y sentimientos y sus conmociones internas y verdaderas, pero también se esconde lo que nunca sabremos (la luz, la puesta en escena, la posición de la cámara son vitales para comprender estas ideas).

El director acentúa su personal interés en la observación de las poliédricas relaciones afectivas, evitando en lo posible subrayados innecesarios, que nos puedan distraer de un trayecto sobrio y sin fingimientos acerca de los altibajos de la amistad, el amor, la sexualidad, la maternidad, los deterioros psicológicos…

 

Un buen día en el vecindario de Marielle Heller

Un buen día en el vecindario: una buena película para sentirse ...

Mr Rodgers fue un famoso presentador americano de un más que exitoso programa infantil. Un hombre considerado en EEUU por su carácter bondadoso y cercano. Un santo laico.

La cinta renuncia en lo posible ser un manido biopic y focaliza la atención en la entrevista reportaje que hizo el periodista  Tom Junod (Lloyd Vogel) para la revista Esquire al mencionado presentador. Dos figuras completamente opuestas. Lloyd está marcado por su pasado familiar y acaba de ser padre. Sus encuentros con Rodgers serán claves y producirán en este un milagro. Lloyd se convierte en el principal protagonista del programa de Mr Rodgers.

Un buen día en el vecindario sigue las consabidas ideas de las que ya se ha nutrido cierto tipo de cine optimista y milagroso: Cómo un hombre lastrado sentimentalmente consigue salir adelante cuestionándose su vida gracias a los consejos de un ángel bueno, y cómo se produce en este su salvación y redención final

En definitiva, un desigual trabajo a todas luces previsible al que le falta músculo y hondura dramática, y le sobran miles de subrayados buenistas.

Excelente interpretación de Tom Hanks.

Nomad: In the Footsteps of Bruce Chatwin de Werner Herzog (notas sueltas sobre un ensayo)

Nomad: In the Footsteps of Bruce Chatwin | Cine Divergente

Nota 1. Elegir cuidadosamente el entorno, como escenario histórico, donde anclar de manera libremente antropológica una mirada propia, sobre la condición del ser humano. Este es el afán de búsqueda del director alemán a la hora de registrar en sus documentales toda manifestación que se relacione con esta ciencia, hasta tal punto de iniciar equivocadamente o no una clara investigación sobre múltiples fisionomías de índole biológica que atañen al ser humano y su comportamiento y vinculación dentro de un núcleo social,  ya bien además sean étnicas, culturales o naturales y cuya mirada el mundo occidental parece haber olvidado o defenestrado, ajusticiado, incluso ocultado de algún modo.

Nota 2. Los rituales aparecidos en su film de 1989, Wodaabe; por cierto último trabajo que pudo ver con vida el escritor Bruce Chatwin, sirve como punto de partida de este trabajo a la hora de indagar no solo sobre la gran amistad mantenida entre el director y el escritor, sino al mismo tiempo descubrirnos los lugares donde el narrador concibió su trabajo literario, sus novelas (ambos comparten una visión extasiada, iluminada, que solo pertenece a los nómadas y a los locos cuando se encuentran en pleno movimiento).

Nota 3. Sin embargo, como en todo el cine del realizador alemán, lo que comienza como una investigación acerca de las ideas que rodearon la propia vida del narrador, sus experiencias y conocimientos y su proyecto creativo, culmina siendo un monólogo interior del propio Herzog – por cierto siempre omnipresente durante todo el metraje-, que a su vez se instituye como entrevistador y director y héroe, hasta tal punto, que en su último tercio de metraje, es capaz de convertir y hacer mutar la propuesta hacia una sonada reflexión sobre cine y vida.

 

Dragged across concrete de S Craig Zhaler

Dragged Across Concrete, Estreno en Filmin - Con Mel Gibson

Las áridas señas de identidad propias que definen la narrativa del director siguen cuanto menos intactas. La querencia por la dilatación del lento tempo narrativo y la sobriedad a la hora de manejarlo (utilización de largos planos secuencia tocados por un halo fatalista, malsano, envolvente). La impasible crudeza y el sentido amoral de sus imperturbables personajes que no dudan en tomar decisiones más que drásticas (violentas). El modo y manera de ir tensionando la trama de manera lógica hasta alcanzar cotas asfixiantes en sus tramos medios o centrales, culminado en el último tercio del film con una catarsis violentísima (de manera definitiva las tramas paralelas van cerrándose y colisionando al mismo tiempo con toda su furia trágica, horripilante y desmedida). La capacidad de mezclar diversos géneros (el melodrama cotidiano, el thriller preñado de fatalismo filosófico, el cómic).

Never rarely sometimes always de Eliza Hittman

El dolor de la adolescencia abandonada | Cultura | EL PAÍS

No resulta nada fácil adentrarnos en esta historia. Una adolescente queda embarazada y toma la decisión de abortar. La directora, sin embargo, consigue sacar brillantemente adelante esta tragedia, y a partir de esa grave premisa de entrada, consigue explorar la vida de dos adolescentes, que tienen que hacer frente a un violento y machista universo masculino, que las cercena.

Sinopsis: Autumn, una apática y callada adolescente, trabaja como cajera en un supermercado rural de Pennsylvania. Viéndose obligada a sobrellevar un embarazo accidental y sin alternativas viables para poder realizar un aborto en su propio estado, ella y su prima Skylar reúnen algo de dinero y se embarcan en un autobús rumbo a Nueva York. Con la dirección de una clínica apuntada en un papel y sin un lugar en el que pasar la noche, las dos chicas se adentran en una ciudad que desconocen.

Como ejemplar narradora omnisciente, la directora sigue con su cámara de forma plenamente naturalista y con vocación observacional  a sus protagonistas, prestando totalmente atención a sus miradas, sus gestos, a lo que dicen, a las experiencias por las que van pasando. Al tiempo   vamos descubriendo sus traumas, sus abruptos y complejos y también hirientes pasados que van emergiendo sin forzar, cuya raíz es la propia violencia masculina, a la que han sido sometidas y son sometidas.

La cinta en su trayecto es desgarradora. Las distintas formas de ejercer la violencia de género van emergiendo. El embarazo y el aborto son consecuencias de una violencia que se ejerce sobre el cuerpo de la mujer y su mente.

2020: Festival de Berlín: Gran Premio del Jurado

2020: Festival de Sundance: Premio Especial del Jurado – Drama

 

 

 

The Gentlemen. Los señores de la mafia de Guy Ritchie

Póster de 'The Gentlemen: Los señores de la mafia', de Guy Ritchie

Puro entretenimiento, pero no más. Esta es la mejor definición que puede decirse de un trabajo cuya estructura narrativa alambicada está colmada de múltiples y zigzagueantes desvíos narrativos (tramas y subtramas miles, bien perfiladas y engarzadas), flashbacks, juegos temporales y de punto de vista, y otros juegos malabares estilísticos de imagen y sonido.

Menos mal que en su desenlace prima la lógica narrativa, y todo se resuelve de forma trasparente.

Bull de Annie Silverstein

Bull | Película dirigida por Annie Silverstein | Crítica | CINEMAGAVIA

Llama la atención la manera en que la directora se aproxima verazmente con su cámara a retratar los míseros ambientes tejanos donde habitan sus personajes. Igualmente creíble resulta  el acercamiento y retrato de los rodeos.

Esa autenticidad por retratar los lugares cumple la función de zambullirse de lleno en las raíces sociológicas, y desde ahí tratar de edificar un relato que nos habla de las difíciles relaciones entre dos personajes perdedores: Abe y Kris solo se tienen el uno al otro. Intentan que su vida  sea más soportable, pese a la dificultad a la que a trompicones hacen frente.

Igualmente esa autenticidad es aplicable al retrato de estos dos personajes y su soterrada pero gradual amistad, no siempre fácil. La cámara trasmite inmediatez y corporeidad dentro de unos márgenes donde la vibración emocional no siempre tiene porque resultar efectiva, ya que en su tono habita una ausencia de diálogos aclaratorios y giros fuleros, prevaleciendo la sequedad y el laconismo. He aquí el interés de la cinta.

Sinopsis: En una zona casi abandonada de Houston (Estados Unidos), una adolescente obstinada lucha sin descanso para obtener el respeto de su vecino, un antiguo torero entrado en años cuyos mejores tiempos quedaron ya muy atrás en el tiempo. El choque entre sus dos personalidades cambiará para siempre la vida de ambos.

2019: Festival de Deauville: mejor película