Selección cortometrajes europeos (II)

Bad Lesbian de Irene Moray (España)

Resultado de imagen de Bad Lesbian de Irene Moray (España)

Breve pieza basada en las experiencias propias de la directora durante su estancia en Berlín.

Acumulación de adversidades, malentendidos, diferencias culturales teñidas de humor irónico.

De spelende mens de Sanne Rovers (Países Bajos)

Cuáles son los límites de los juegos, y qué consideramos en ellos como extraño, pusilánime…quizás solo sea la imagen creada dentro de un espejo.

Mia donna de Pavlo Ostrikov (Ucrania)

Naturalista pieza teñida de humor absurdo. Una especie de parábola sobre aquellos hombres que desearon ser niños, y siendo niños buscaron amores en mujeres más jóvenes.

Untitled de Tinja Ruusuvuori (Finlandia)

A partir de lo anecdótico, la directora edifica un documental perturbador, no exento de humor absurdo y extrañamiento. Un trabajo irónico en el que intenta hablarnos de cuestiones que afectan a los seres humanos.

El otro lado de la esperanza de Aki Kaurismäki

Realmente este es un mundo cruel, en el que predomina la oscuridad. Bajo el mismo, qué duda cabe, se encuentra ese humor absurdo que nace de la cotidianidad (ese sentido del humor trata de revelarnos en lo posible una vida asimilable pese a la brutalidad, incluso los preciados momentos musicales tienen este mismo carácter), la simulada esperanza, la melancolía, cierto halo de ternura. Estas son solo algunas señas de identidad del cine del gran realizador finlandés.

Sinopsis: Helsinki. Dos destinos se cruzan. Wikhström, de 50 años, decide cambiar su vida y abrir un restaurante. Khaled es un joven refugiado sirio que llega a la capital finlandesa por accidente. Su solicitud de asilo es rechazada pero decide quedarse de todos modos. Una tarde, Wikhström se lo encuentra en la puerta de su restaurante y, emocionado, decide ofrecerle su ayuda.

El otro lado de la esperanza, su nuevo trabajo, conversa en sus inicios con su anterior trabajo El Havre (esta es la segunda entrega de la llamada trilogía portuaria). El otro lado de la esperanza nos habla también de la emigración.

Podríamos plantearnos la propuesta como una fábula, pero nunca se nos oculta su directo mensaje político social, ni las actitudes humanistas, ni siquiera la derrota, aunque podamos percibir con cuenta gotas un halo de esperanza, más bien de optimismo. El relato esta empapado de tristeza, pero nunca de sentimentalismo. La entereza y la dignidad prevalecen sobre el desatino, pese a la rudeza cruel de los momentos vividos.

El otro lado de lado de la esperanza nos habla de revelarse, de saltarse si es preciso las normas. Resucitamos cuando todo parece perdido. Es verdad, también hay un sentido de la justicia frente a un mundo sin escrúpulos. La fraternidad humana también existe. El Idealismo es también una necesidad que debe habitar en el mundo. La infelicidad, el desamor, también la soledad es un hecho que se alimenta de instantes felices. Pequeñas gotas, que solo surgen, si son mostradas.

El minimalismo sigue siendo una característica del cine del finlandés como su sentido extrañamente poético o la incorruptibilidad de su mirada. Una mirada que nunca se extingue y que siempre se renueva y resucita con vigor. Carlos Reviriego, en su crónica sobre este trabajo para El Cultural, argumenta (copio al pie de la letra). El trayecto del finlandés ha caminado aparentemente hacia la luz desenterrando un humor que nació sumergido en la puesta en escena de imágenes secas y narraciones elípticas, silenciosas. La desolación existencial de sus primeras obras no ha desaparecido, pero sí se ha atenuado en compañía de una confianza en la especie humana que sospechamos cada vez más necesitada.

2017: Festival de Berlín: Oso de Plata – Mejor director
 

 

 

 

 

El día más feliz en la vida de Olli Mäki de Juho Kuosmanen

La presente propuesta (rodada con una cámara portátil) esta filmada en blanco y negro y en formato 16 mm. Esta intencionalidad nos remite inmediatamente al cinema verite y al documental. Este atrevimiento de índole formal no garantiza que la ficción adquiera vigor poético (el tono mostrado es distante, un tanto neutro).

En la cinta habitan una serie de lugares comunes argumentales un tanto tópicos y diversos errores estructurales. La cinta no adquiere una mirada propia. Carece de esta. En la cinta se dan cita múltiples referencias (cierto paralelismo en transitar algunas constantes intimas que nos remite a la cinta Rocky de John G. Avildsen, evitando eso si asentarse en toda épica).

La cinta es ágil. Se ve con agrado. Los personajes no están del todo bien desarrollados (aprovechados) a pesar de su autenticidad y su cercanía (logradas relaciones eso si entre el manager y el boxeador, por ejemplo, o los conflictos existentes entre el manager, el boxeador y la novia de este último, Raija)

Sinopsis: En el verano de 1962, Olli Mäki aspira al título de campeón del mundo de peso pluma en boxeo. En todas partes, tanto en el campo como en Helsinki, le predicen un futuro lleno de éxito. Sólo tiene que perder peso y concentrarse. Pero, hay un problema, Olli se ha enamorado de Raija.

2016: Festival de Cannes: Mejor película (Un Certain Regard)

2016: Premios del Cine Europeo: Premio FIPRESCI

La clase de esgrima de Klaus Härö

Este drama se inspira en hechos reales y se apoya narrativamente en los clásicos y convencionales elementos del típico relato maestro/alumno de fines un tanto redentores.

En definitiva, La clase de esgrima es una cinta predecible edificada sobre manidos estereotipos acerca de la guerra fría y sus víctimas, y que es  incapaz en su discurrir de ahondar en la complejidad moral no solo de un tiempo sino de unos personajes, que por otra parte carecen de profundidad psicológica.