Un amor imposible de Catherine Corsini

Resultado de imagen de Un amor imposible de Catherine Corsini

Existen ya algunas constantes temáticas dentro de la filmografía de la directora, que de alguna manera retornan en esta cinta, adaptación de una conocida novela francesa escrita por Christine Angot. Notemos algunas: la autopsia que se realiza del universo femenino, la pasión incontenible, la frustración, el abuso y la manipulación de las relaciones amoroso afectivas, la importancia de las clases sociales, la importancia del sexo y el paisaje como reverberación tanto de las diversas personalidades, como de la modulación de los puntos de inflexión de cada una de estas.

En esta ocasión, la temática feminista actúa como fondo dentro de una narración construida de manera elíptica, que va oscureciéndose con el tiempo. Un amor imposible es una narración relato de un conflicto entre una madre y su hija enamoradas ambas de manera diferente de una figura masculina nociva, al tiempo manipuladora, cuya presencia, también sombra, es alargada y destructiva (la madre siempre presente en el relato/ la hija como narradora conductora, en voz en off). El resultado, sin embargo, es un film sin apenas fuerza, a tramos un tanto previsible, a tramos obvio, carente de tensión, pese al buen hacer de los actores.

Sinopsis: A finales de los años 50, Rachel, una modesta oficinista de la pequeña ciudad de Châteauroux, conoce a Philippe, un joven brillante de familia burguesa. De este romance breve e intenso nace la pequeña Chantal, pero Philippe se niega a casarse fuera de su clase social. En adelante sus vidas serán moldeadas por el amor incondicional entre una madre y su hija, eclipsada por el amor imposible de una mujer por un hombre que la rechaza, y de una hija por un padre ausente y abusivo.

Sauvage de Camille Vidal Naquet

Resultado de imagen de Sauvage de Camille Vidal NaquetSauvage de Camille Vidal Naquet

Orfandad, desvalimiento, soledad, indigencia, desesperanza, angustia, desesperación. Palabras que definen perfectamente este trabajo, que juega con los límites y la oscuridad.

A través de las mismas, nos zambullimos en un universo marginal descarnado, bárbaro, donde los individuos tratan desesperadamente de sobrevivir. Un retrato cruel que fluctúa entre la ferocidad de la prostitución masculina y la delicadeza de los espacios abiertos. Un retrato seco y degradante, incluso cínico, en cuyo trayecto se comprueba la imposibilidad de ser amado, la inhumanidad, el no futuro.

Un momento presente que se erige de manera un tanto poliédrica por la multitud de emociones mostradas. Un film que incide en los detalles, de un trayecto, el del protagonista, del que desconocemos todo su pasado, y que evita todo discurso univoco sobre la prostitución.

Enemigos íntimos de David Oelhoffen

Resultado de imagen de Enemigos íntimos de David Oelhoffen

Enemigos íntimos es una narración bien intencionada, nada original, que sigue a pies juntillas los códigos del cine polar francés. La cinta habla, además, sobre los lazos de sangre, la inmigración, los límites difuminados de la legalidad y la justicia, aunque es incapaz de profundizar en los mismos.

Su primera mitad suscita cierto interés, pero en un momento dado la narración se estanca, la inverosimilitud y la falta de profundidad, en su trayecto, se apoderan de la misma y las subtramas no consiguen enlazarse perfectamente  con la narración principal. Enemigos íntimos parece funcionar tan solo por inercia.

Un héroe singular de Hubert Charuel

Imagen relacionada

Un héroe singular es una especie de tratado latente, a un tiempo irónico y desolador sobre la precariedad como situación económica, social y humana. Sus virtudes narrativas descansan en un hábil cruce de géneros y su señera y nada esperable evolución narrativa.

Sinopsis: Pierre tiene treinta años y es productor de leche. Su vida gira en torno a su granja, su hermana es veterinaria y sus padres antiguos dueños de la explotación. Cuando los primeros casos de una epidemia se declaran en Francia, Pierre descubre que uno de sus animales está infectado. Pero no puede permitirse perder sus vacas. No tiene nada más y llegará hasta el final para salvarlas.

La noche devora el mundo de Dominique Rocher

Resultado de imagen de La noche devora el mundo de Dominique Rocher

Adaptación de una conocida novela escrita por Pit Agarmen.

Sam, nuestro protagonista, va a casa de su ex novia a recoger sus pertenencias. Allí hay una fiesta.  Juan se recluye en una habitación, donde guarda sus cosas. Se queda dormido y a la mañana  siguiente se da cuenta que el mundo ha sido destruido completamente. Toda la ciudad está plagada de zombis.  Sam trata de sobrevivir, recluyéndose en el apartamento. Sam solo cree en sí mismo, es descreído. Al cambiar la realidad, Sam parece no cambiar de actitud. El mundo no le es diferente. Sam padece aislamiento, hace tanto tiempo… La cotidianidad se convierte en pura rutina. Sam habla con un zombi encerrado en un ascensor y conoce casualmente a una superviviente…

Habita en este film de soledades y supervivencia un cierto halo acerca del vacío existencial y cierta indiferencia de resonancias camunianas, pero apenas se profundiza en ambas cuestiones. La noche devora el mundo se queda, finalmente, en una propuesta voluntariosa que va perdiendo fuerza, a medida que pasan los minutos de metraje. Una cinta más de género, mil veces vista.

Dilili en Paris de Michel Ocelot

Resultado de imagen de Dilili en Paris de Michel Ocelot

La querencia por el detalle en el cine animado de Ocelot evita, desde luego, toda tentación hacia lo barroco. El gusto por la silueta sobre fondos coloridos subsiste, y la mezcla de técnicas sigue siendo un valor necesario (sencillez del trazo, colores parejos, entornos no naturalistas). En este caso, además, los fondos son fotografías, el dibujo en 3D sirve para los personajes, perfiles en 2D para algunos pasajes. Cada plano es un juego entre ficción y realidad, la utilización de colores primarios sin apenas sombra y matiz un justo valor, sin embargo según se va desarrollando la historia e intervienen más personajes, se van creando formas artísticas diversas.

Los renombrados personajes intervinientes ayudan a que el relato vaya avanzando, procurando que la aparente débil trama no sea tal, sino un inteligente mcguffin que va cerrándose magistralmente, y cuya acción trascurre en un París vivo, al tiempo contradictorio. Van surgiendo dentro del argumento diversas reflexiones que potencian valores humanos; como la construcción de la mirada, las relaciones éticas entre diferentes, los valores de justicia universal, la amistad, la colaboración, la defensa de los derechos de la mujer.

2018: Premios César: Mejor film de animación