Soni de Ivan Ayr

Resultado de imagen de Soni de Ivan Ayr

Sinopsis: Soni, una joven policía en Delhi, y su superintendente, Kalpana, están sufriendo una creciente ola de crímenes violentos contra las mujeres. Sin embargo, su unión sufre un gran revés cuando Soni es trasladada por supuesta mala conducta de servicio.

Retrato naturalista contando desde dos puntos de vista, el de dos mujeres que forman parte del cuerpo policial. La indiferencia y el ninguneo hacia las mujeres, la corrupción, los privilegios o las conexiones de los delincuentes implicados con altas esferas, el machismo imperante que impide incluso el desarrollo de la vida íntima, y no solo la acción policial, son problemáticas tratadas dentro del film desde una realidad que se aleja de todo idealismo y simbolismo.

Soni no renuncia a su carácter observacional. Cámara en mano el director sigue a sus personajes, priorizando así largos planos secuencia, dejando que lo real fluya de manera natural, evitando juicios a priori.

Hotel Salvación de Shubhashish Bhutiani

Resultado de imagen de Hotel Salvación de Shubhashish Bhutiani

Una de las hermosas virtudes de esta cinta es su delicada escritura (su tono pausado y bien medido oscila entre el drama y las preciadas, al tiempo, sutiles dosis de comedia). Otra de sus virtudes, radica en como las creencias y los ritos confluyen con los quehaceres de la vida cotidiana.

Sinopsis: En una extraña y última petición vital, un anciano indio obliga a su hijo a que deje el trabajo y le acompañe a la ciudad santa de Varanasi, para morir allí. Ante tal demanda, al hombre no le queda otra opción que embarcarse con él en el viaje.

Tribunal de Chaitanya Tamhane

La estrategia narrativa utilizada es cuanto menos reconocible; caleidoscópica; es decir tomar un espacio determinado para más tarde transformarlo en una especie de microcosmos, espejo de toda una sociedad. El realizador sigue al pie de la letra esta tendencia esquivando todo posible tipo de simplificaciones.

Sinopsis: Denuncia los procesos judiciales de India, a partir de la historia de Narayan Kamble, un profesor y cantautor activista acusado de incitar el suicidio de un trabajador del gobierno

Alrededor del poeta nos encontramos con tres actores principales de su juicio; el abogado defensor, el fiscal y el juez. El proceso a Kamble se convierte, sin duda, en toda una consideración de las diversas sensibilidades, lenguas, también religiones que se dan en Mumbai: la llamada casta Dalit (siempre despreciada), la clase alta, la juventud pro occidental, las tradiciones, el nacionalismo…..En definitiva, el director consigue reflejar con sencillez una realidad polarizada hasta los extremos.

El director se introduce sin miedo en la intimidad de los personajes mediante escenas extensas, rodadas en largos planos secuencia, manteniendo siempre una distancia no distanciada precisa -cada personaje, cada lugar o barrio es filmado siguiendo dicho procedimiento-.  Lo homogéneo  prima como clave visual. Los contrates que se perciben adoptan este precepto, las diferencias entre los personajes, por ejemplo, se expresan a través de sus estilos de ocio. Lo mismo sucede con el lenguaje (el juicio se desarrolla en diferentes lenguas), así observamos y somos testigos del crisol de culturas que habitan en la ciudad (el poeta aparece en la sombra, pero al tiempo desafiará las leyes con nuevas reivindicaciones en cuanto tenga oportunidad)

La india dicta sus pasos hacia el neoliberalismo, aunque siga en parte sosteniéndose en los dogmas y lo sagrado.

2014: Festival de Venecia: Mejor película (Sección Orizzonti)

2015: BAFICI: Mejor película