La camarista de Lila Avilés

Resultado de imagen de La camarista de Lila Avilés

Detrás de ese mutismo pertinaz subyace una especie de enigma que no podemos apenas descifrar.  Eve revindica su condición enérgica, recia, y no se trata de un espíritu abnegado y agradecido, por lo menos su forma de mirar no lo es en absoluto. Su instinto es una defensa contra el clasismo social y contra sus propios iguales, y aunque siempre educada y cortés procura mantener cierta distancia. Ella lucha por obtener un mejor puesto y una buena remuneración. Eve es una persona autónoma, dueña y libre, incluso ante su propia desnudez, ella siempre es consciente y decide. Su dignidad prevalece, y a su pesar no es un personaje quebradizo, ni retador. En definitiva, una resistente moral, en la que se da cita por un lado una obediencia engañosa y, por otro, respuestas vitales ante las adversidades, siempre estas admirables.

Sinopsis: Eve es una joven camarista quien trabaja en uno de los hoteles más lujosos de la Ciudad de México. Las jornadas tan extensas y laboriosas hacen que Eve no pueda cuidar a su hijo mientras trabaja, pero ella está convencida de que su situación mejorará cuando sea ascendida a un mejor puesto.

2018: Festival de Morelia: Mejor película

2018: Festival de La Habana: Premio Especial del Jurado (Ópera prima)

Esto no es Berlín de Hari Sama

Resultado de imagen de Esto no es Berlín de Hari Sama

No encontramos ante un relato de iniciación, de conocimiento y experiencias autobiográficas, un tanto tópico en algunos tramos, poco verosímil en otros, pero sin duda trasmisor en líneas generales de vitalidad (exenta de moralina), la de aquella generación resistente (que es la del director), al tiempo contradictoria, que supieron llevar más allá, y con espíritu contestatario su ebullición creadora, pero también su desenfreno, su capacidad de lucha.

2019: Festival de Málaga: Biznaga de Plata, Mejor fotografía y actor de reparto

Polvo de José María Yazpik

Resultado de imagen de Polvo de José María Yazpik

Un acontecimiento externo percute alterando la vida de toda una aldea…

Polvo adquiere un tono liviano, divertido incluso, hasta que el progreso de las acciones va suscitando corrupción, codicia, violencia entre los lugareños. Así, ese satírico tono costumbrista primero va progresivamente transformándose como, una nada sutil, metáfora sobre la gravedad del narcotráfico, y como esta actividad última involucra, en todos los órdenes, a todos los estamentos.

2019: Festival de Morelia: Mejor actriz (Mariana Treviño)

Las niñas bien de Alejandra Márquez Albella

Resultado de imagen de Las niñas bien de Alejandra Márquez Abella pelicula

Adaptación de la novela del mismo título escrita por Guadalupe Loaeza. Se trata de un punzante retrato, nada condescendiente, que gira alrededor de la hipocresía de la alta clase mexicana y su posterior caída, a comienzos de los años ochenta.

La directora se adentra sin miedo dentro de ese hipócrita microcosmos elitista y reducido, gracias al personaje de Sofía. A través de ella conoceremos al resto de los personajes, especialmente a sus amigas.

La apariencia rige como norma, por eso la cámara se desenvuelve con soltura y acertadamente está atenta a todos y cada uno de los detalles, de los gestos, de las miradas, de la relaciones con los objetos de lujo. Pero esta, también, es una cinta donde hay espacio para los vacíos, el silencio, los rencores. La cineasta logra crear toda una atmósfera fidedigna de envidias y lo consigue gracias a una más que gustosa atención y mezcla de planos detalle, certera disección de los ambientes y un monólogo interior a ritmo de palmas siempre in crescendo, que a través del ajustado montaje va marcando no solo la caída de Sofía.

Márquez Albella se acoge a la trivialidad y ligereza de sus personajes para dejarlos en evidencia, mostrando abiertamente su mezquindad, sin caer en la caricatura, y aborda la sátira con ingeniosidad, astucia y mesura.

2019: Festival de Málaga: Mejor película Iberoamericana, guion y montaje

Cuernavaca de Alejandro Andrade

Resultado de imagen de Cuernavaca de Alejandro Andrade

Cuernavaca no es tanto un territorio físico o geográfico para el director, sino un estado emocional. Esta cinta habla de la memoria de la infancia y de heridas que nunca cicatrizan. Es en ese espacio donde el pequeño Andy, tras la trágica muerte de su madre, ha de convivir, establecer nuevas relaciones, y descubrir no solo sensaciones, sino observar las desigualdades sociales que imperaran dentro de su entorno. Esas pinceladas sociales, tal vez sutiles, conviven con las realidades bruscas que sufre Andy, dentro de un entorno familiar disfuncional y adverso.

Cuernavaca tiene cierto tono naturalista pero se abren, puntualmente, hendiduras de carácter ensoñador y una más que débil, injustificable, trama de delincuencia que afea todo el trayecto dramático emocional.

 

Cómprame un revolver de Julio Hernández Cordón

Resultado de imagen de Cómprame un revolver de Julio Hernández Cordón

El director parte de dos premisas verdaderamente problemáticas que sacuden a México: El feminicidio y el narcotráfico. Sobre estas edifica una grave y nada fluida distopía, no tan lejana.

El cineasta sabe crear poderosas personajes, imágenes, ideas; sin embargo el trayecto del metraje es un tanto irregular, más bien inverosímil y las decisiones tomadas un tanto cuestionables (la voz en off de la pequeña protagonista o la precipitación del último acto), arruinando definitivamente lo que podía haber sido un film de hondo calado social.

Nuestro tiempo de Carlos Reygadas

Resultado de imagen de Nuestro tiempo de Carlos Reygadas

“Nuestro tiempo” parece una especie de variante de la singular cinta “Luz silenciosa” o más bien se percata como su prolongación  por su trato y reciprocidad, en afrontar los asuntos del adulterio y sus fatídicas consecuencias. Esa posibilidad ha sido consentida aquí por la pareja protagonista, que ha aceptado la misma, solo con la condición de mantener abierta toda comunicación (comunicabilidad) y confianza. El resultado de esa liberalidad es discutible.

Esta es, pues,  una obra de ficción que nace de un entorno o situación o ambiente íntimo, con la intención de abordar cuestiones atemporales y  múltiples dilemas de carácter moral que se derivan, y parten de coyunturas extremas y como estas afectan a la trayectoria vital de una relación amorosa. Lo importante para el director es tratar de diseccionar las dificultades de los sentimientos amorosos.

El cineasta abandona una estructura narrativa tendente a la digresión, por una propuesta inminentemente lineal, una especie de psicodrama petulante y excesivo, en algunos tramos.

Desde el punto de vista formal la cinta sigue siendo reveladora en su dominio de la luz, en su carácter metafórico visual, en su atrevida composición del plano, en el uso de la voz en off y del sonido.