The Souvenir de Joanna Hogg

Resultado de imagen de The Souvenir de Joanna Hogg

Para la directora la memoria es fundamental. Sus recuerdos van íntimamente ligados a la misma, aunque se detiene en un periodo concreto (los años 80). Esta idea está muy presente en la estructura narrativa de la cinta, delineando no solo ésta, sino la puesta en escena. Esos recuerdos son distantes, pero también cercanos, en ocasiones huidizos. Su tratamiento tiende a adquirir un carácter impresionista.  En ocasiones,  los sucesos no siguen un orden cronológico. Algunos personajes entran y salen del relato. Toda posible empatía se ausenta. Nos es difícil comprender la verdadera emocionalidad de Julie; por ejemplo (la utilización de los diversos formatos nos engaña). La narración se construye de manera gradual, y el relato va fragmentándose en breves estancias, enfocándose primordialmente a lo mundano. Una serie de interludios ayudan a interconectar la narración de manera lírica (la cámara muestra un paisaje fijo, mientras Julie nos lee algunas cartas).

El presente trabajo no solo se trata de una obsesiva, en ocasiones tóxica relación amorosa nunca juzgada, sino además un bello, pero también contradictorio retrato acerca del arte, de la creación. Cada tramo es un instante. Nos encontramos con los sentimientos ciegos del enamoramiento y su inocencia, hay lugar para la felicidad de lo efímero y la inspiración, pero también surgen las dilatadas conversaciones,  así mismo cohabita todo lo contrario: la tristeza, la soledad, los ineludibles conflictos.

Sinopsis: Julie, una estudiante de cine, decide celebrar una fiesta con sus compañeros en la que conoce a un tipo misterioso llamado Anthony. Días después de conocerse, Anthony invita a Julie a tomar té, ofreciéndole la posibilidad de que se aloje junto a él unos cuantos días. Así comienza la primera relación seria de la estudiante, en una espiral de obsesión que la lleva a robar el dinero de sus padres para poder cumplir todos los sueños y deseos de Anthony, cuyas oscuras intenciones no parecen asustar a Julie.

2019: Festival de Sundance: Premio del Jurado – Mejor película (World Cinema)

El bailarín de Ralph Fiennes

Resultado de imagen de El bailarín de Ralph Fiennes

La narración se estructura en tres tiempos que se van alternando sin solución de continuidad. Estos están perfectamente bien cohesionados, hilados, sin embargo el espectador no consigue empatizar , de manera alguna, con lo que se va narrando, no se acaba de crear una fiel relación entre personaje y público. Echamos de menos una mayor profundización de las tramas, de los personajes, del texto y subtexto, de los conceptos de libertad creativa, libertad individual frente al sistema. No terminamos nunca de comprender los sentimientos y la pasión por la danza del protagonista.

Sinopsis: Rusia, 1961. Rudolf Nureyev, el bailarín de ballet más grande de todos los tiempos, viaja por primera vez fuera de la Unión Soviética como miembro de la prestigiosa Kirov Ballet Company. Aunque el KGB sigue de cerca sus pasos y a pesar del gran peligro que conllevaba entonces la deserción, Nureyev huirá tomando una decisión que podría cambiar el curso de su vida para siempre.

Rocketman de Dexter Fletcher

Resultado de imagen de Rocketman de Dexter Fletcher

Musical basado en la vida del genial cantante y compositor Elthon John.

El canto y el baile es una excusa que sirve para reseñar el paso de un acontecimiento relevante a otro, de tal modo que solo enaltece los instantes cruciales, eliminando si es posible todo indicio de lo ordinario.

Rocketman, en definitiva, es un convencional y liviano biopic, nada inspirado (falsamente dramatizado), que más bien sigue los trillados esquemas de un biografiado; auge, caída, redención.

Yesterday de Danny Boyle

Resultado de imagen de Yesterday de Danny Boyle Yesterday de Danny Boyle

Tiempos de venganza de los llamados particularismos (nuestro protagonista, un arribista amoral procedente de un entorno desfavorecido). Un mundo, el nuestro, atrapado en el ayer, incapaz de establecer nuevas míticas, que tomen como base las realidades de este hoy. Ambas ideas, previsiblemente interesantes pero no exploradas, están presentes dentro de un trabajo, cuyo desarrollo hueco es más que perezoso y previsible, y que además, termina por transformarse en una comedia romántica estúpida. La combinatoria es nefasta.

Sinopsis: Un músico que lucha por abrirse camino se da cuenta de que es la única persona en el mundo capaz de recordar a los Beatles.

Cold pursuit de Hans Petter Moland

Resultado de imagen de Cold pursuit de Hans Petter Moland

Remake de la cinta noruega;  In order of dissappearence, dirigida por el mismo director.

Moland respeta a pies juntillas la historia original; apenas cambian los argumentos tanto geográficos como culturales, el calco de los planos es idéntico, no se descuida la escritura de los personajes, ni los múltiples giros narrativos salpicados de ironía y sarcasmo, ni la tensión siempre in crescendo.

Lo que en principio, parece un cortante film, más, sobre venganza personal, va lentamente transformándose en una comedia de tintes negros, abriendo el argumento a un descomunal abanico de personajes y subtramas (perfectamente bien engarzada a la narración principal), a cual más enloquecedora, jugando así con diversos tonos humorísticos.

Tres idénticos desconocidos de Tim Wardle

Resultado de imagen de Tres idénticos desconocidos de Tim Wardle

El presente documental consigue amparar, de manera coherente, los dispositivos del cine de ficción, para así consolidar su plática. Desde luego, la recreación de los hechos reales consigue ser creíble, gracias a que la dramatización de los mismos  es la adecuada (mezcla de imágenes de archivo junto a precisas y preciadas recreaciones y la consideración de entrevistas, el perspicaz uso de la banda sonora y el fundido en negro, la capacidad de dosificar la información, la forma de tensionar lo narrado y generar precisos giros sorpresivos).

Sinopsis: Nueva York, 1980: tres completos extraños descubren accidentalmente que son trillizos idénticos, separados en el momento del nacimiento. Una alegre reunión tras 19 años los catapulta a la fama internacional, pero también abre un secreto extraordinario e inquietante que va más allá de sus propias vidas y podría transformar nuestra comprensión de la naturaleza humana para siempre.

The Dresser de Richard Eyre

Resultado de imagen de The Dresser de Richard Eyre

Cinta concebida para televisión, basada en el texto teatral escrito por Ronald Hardwood.

The Dresser no es un telefilm al uso, además, en ningún momento se trata de simple teatro filmado.

La historia, en su desarrollo, va adquiriendo ropajes de tragedia shakesperiana, preñada de sentido irónico.

El juego actoral entre Anthony Hopkins y Ian Mckellen incita al espectador a pensar en la agudeza de los actos, en las poliédricas relaciones entre la ficción y la realidad, y como las vocaciones de ambos personajes, de diferente condición, terminan misteriosamente siendo complementarias, sin que apenas sepamos explicarlo.